sábado, 1 de septiembre de 2018

Reseña Una razón para soñar

UNA RAZÓN PARA SOÑAR

Título original: Out of Breath
Autor: Rebecca Donovan
Editorial: Oz
Páginas: 448
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 9788416224869
Saga: Breathing(3/3)
Precio: 18.50 €

Muchas gracias a OZ EDITORIAL por el envío del ejemplar.

SINOPSIS:
Emma Thomas abandona Weslyn y deja atrás a Evan, la única persona que la quiere de verdad, para empezar una nueva vida en la Universidad de Stanford. Pero ya no es la chica que era. Está rota por dentro y vive anclada en un pasado que no le permite seguir adelante.
Pronto se dará cuenta de que la única forma de superar el infierno que ha vivido es a través del perdón. Emma deberá empezar a valorarse a sí misma antes de poder dar y recibir el amor que merece. ¿Conseguirá dejar atrás el pasado y recuperar el amor de Evan?


OPINIÓN PERSONAL:
Una razón para soñar es la tercera parte de la increíble saga Breathing y, sin duda, estaba deseando leerlo porque, para mí, desde el primer libro, esta historia me ha dejado sin palabras, me ha conquistado por su dureza, por su sensibilidad y por tocar temas tan duro como reales a la par que nos emocionaba y nos hablaba de la esperanza entre otros muchos elementos que destaqué en reseñas pasadas. Además, la pluma de Rebecca Donovan es maravillosa, delicada pero a la vez dura y directa, una pluma cargada de emoción y sensibilidad pero llena de profesionalidad y elegancia, la verdad es  que me ha dejado sin palabras. Por estos motivos que acabo de comentar es que estaba deseando, por fin, leer el desenlace de esta increíble historia y, tras terminarlo, puedo decir sin lugar a dudas que es una historia para la que sobran las palabras, una obra vibrante, extraordinaria, desgarradora pero, por encima de todo, una de esas historias con un claro mensaje y muchísima profundidad entre sus páginas.

Una razón para soñar es una historia que, sin duda, empieza de manera muy fuerte, lo que viene siendo la tónica habitual en esta saga pues, de principio a fin, todas y cada una de las partes que las conforman han sido arrolladores y desgarradoras a partes iguales y, por decirlo de alguna manera, no han dado prácticamente tregua al lector. Antes de continuar si debo hacer un inciso y es que me ha sorprendido gratamente que, aunque haya tiempo desde que el lector disfrutara de la segunda parte del libro y pueda temer perderse algún detalle de esta historia, lo cierto es que la autora, con gran maestría y durante toda la historia, irá haciendo pequeños recordatorios de los hechos que se sucedieron y fueron particularmente relevantes para esta parte por lo que en ningún momento nos sentiremos perdidos ni con falta de datos. Tengo que destacar, también, que toda esta saga, desde el primer libro hasta este último que nos ocupa es IMPRESIONANTE y si bien es cierto que tiene elementos en común, también es verdad que hay otros distintos que nos dejarán sin palabras. Para empezar, Una razón para soñar se sucede dos años después de los hechos acaecidos en Una razón para vivir por lo que estaremos deseando descubrir que ha ocurrido con nuestros personajes favoritos y será todo un placer el encontrar una historia que, para mí, ha sido un claro mensaje donde el perdón y la esperanza serán dos elementos fundamentales. Como he dicho al inicio de la reseña, Una razón para soñar es una historia preciosa por muchos motivos pero uno que lo hace particularmente especial es su bello mensaje, ese mensaje tan claro y positivo que nos habla de que, por mucho que sufras en la vida, debes continuar adelante, que la esperanza es lo último que se pierde y que de todo se sale a la par que un bello y brillante futuro nos espera tras una inmensa oscuridad llena de luchas y sufrimientos. Una razón para soñar es, por otra parte, una historia de evolución en todos los sentidos de la palabra pero, por encima de todo, es una historia de crecimiento ya que, en esta ocasión, todos los personajes, desde los secundarios a los protagonistas, ha madurado, nos ofrecen una versión de ellos mucho más reflexiva e increíble que me ha dejado sin palabras y, si bien es cierto que son jóvenes de 19-20 años, también es verdad que la evolución que han tenido de un libro al otro ha sido verdaderamente sorprendente. Adentrándome más en los dos personajes principales, Evan es un joven que, pese a todo lo que ha sufrido, ha decidido luchar por sus sueños y eso hará que lo admiremos aún más si cabe, es un joven que nos regalará momentos increíbles y que están tan bien creado y caracterizado por su manera de hablar que, aunque no se nos dijera cuando está hablando, si será muy fácil reconocerlo pues es el personaje que todos, o casi todos, los lectores amaremos. Con respecto a la protagonista, Emma, esta es su historia, es una historia donde debe desnudar su alma y su corazón se quiere alcanzar sus metas y nos encontraremos con que crece a un nivel increíble y avanza de manera fabulosa. Emma es uno de los mejores personajes femeninos y, por supuesto, protagonistas con el que me he topado, es una joven que me ha sorprendido en más de una ocasión y que, junto con ella, todos creceremos. Por otro lado, Emma, junto con el resto de personajes, están sumamente bien creados y caracterizados por su manera de hablar y algo que me ha sorprendido gratamente, en especial, con respecto a los protagonistas, es que la autora los ha hecho humanos, ha hecho de ellos personajes muy reales que se equivocan y erran una y otra vez, se levantan y vuelven a caer pues esa, para mí, es la esencia del ser humano. Una razón para respirar es, como no podía ser menos, una obra muy dramática, es una historia que toca problemas terriblemente duros pero, en esta ocasión, se adentra un paso más allá y marca la diferencia entre otras obras del mismo género pues nos ofrece, por así decirlo, la parte más oscura que queda marcada en el corazón de sus personajes, como reacción ante ellos y esas oscuras marcas que hay en su corazón que hace que se vuelva completamente negro y los impida ser felices de tal manera que se aleja de la perfecta historia donde si tiene un drama acude a un psicólogo y lo oculta, y nos ofrece, por la contra, la cara más oscura de esto, lo que me ha parecido completamente fascinante. Si durante toda la saga, como acabo de mencionar, toca temas terriblemente duros, desgarradores y que sobrecogerán a los lectores, en esta ocasión no sólo toca lidiar con ellos y con las consecuencias de lo sucedido, sino que, además, para empeorarlo, se suman nuevos y terribles dramas que no hacen más que complicar las cosas y que, como digo, no dan tregua al lector pues están narrados de una forma tan dura y directa, sin ningún tipo de complicación, que me ha parecido asombroso de principio a fin. Una razón para soñar, por increíble que parezca, es una historia que nos habla de la supervivencia y, a la vez, de que el filo entre la vida y la muerte es algo muy pero que muy fino por lo que, en alguna que otra ocasión, nos encontraremos con momentos llenos de una acción muy especial que nos mantendrán pegadas a la lectura y que darán lugar a situaciones límites que, como digo, harán que la adrenalina en el lector se dispare y sólo queramos saber más y más. También es cierto que si hay algo que mantiene al lector pegado a las páginas de esta historia no son sólo estos momentos, sino los dados por la magnífica pluma de la autora pero, por encima de todo, porque Una razón para soñar es una historia de pasión, una historia de pasión no hablada pero que se siente cada vez que leemos una palabra, una historia llena de emoción y sentimiento pero, como digo, de superación, una historia que va poco a poco y nos regala momentos sumamente bonitos y especiales dados por el inmenso amor que se tienen los dos protagonistas pero que, a la vez, van con calma pues, como bien dice la sinopsis, están demasiado rotos para precipitar las cosas y eso dará lugar a momentos inolvidables en los que se respira sensualidad pero, por encima de todo, un amor complemente maravilloso, especial y eterno.

Como en anteriores libros de la saga, la pluma de Rebecca, la autora, es exquisita, escribe con una sensibilidad innata, como el toque de una pluma, de manera sencilla y transmitiendo tantísimo con todas y cada una de sus palabras que nos enamorará sin remedio. Por otro lado, como ya he comentando, escribe de manera muy directa y sin contemplaciones, algo que sorprende y facilita la conexión con la obra y que, por otro lado, me ha sorprendido gratamente. También es cierto que su pluma es muy cuidada y delicada, una forma de escribir tan maravillosa y especial que me ha dejado sin palabras y con muchas ganas de repetir otra de sus historias y, por supuesto, seguir con la saga de la que estamos hablando.
El ritmo, pese a sus más de 400 páginas, es muy ágil y constante, es una historia tan sumamente increíble y adictiva que la leeremos en un auténtico suspiro y, aunque nos hará sufrir como pocas, la verdad es que es una obra que se disfruta completamente, tanto por la trama tan especial que posee, como por la pluma de su autora.
La narración, a su vez, está hecha en primera persona desde el punto de vista de Emma, la protagonista, en esta ocasión es todo un acierto pues hace que la conexión del lector con ella sea máxima y se sienta muchísimo más la historia como si de ella formara parte, hacia mitad del libro, hasta el final, se pone en la piel de Evan lo que hace que la historia aún se torne mejor y sea completamente deliciosa y llena de magia.

La edición, en su interior, es muy sencilla, sin nada a destacar, y, con respecto a la portada, tengo que decir que es preciosa, elegante y muy sencilla pero con un toque romántica, es una auténtica maravilla.

En conclusión, Una razón para soñar es una historia preciosa, una obra IMPRESIONANTE para la que sobran las palabras, una trama llena de mensajes de superación y esperanza pero, por encima de todo, una historia llena de drama, problemas muy duros, reales y desgarradores que sirven, sin duda, para concienciar y, a la vez, la autora va más allá y nos ofrece una historia en donde se adentra en las sombras más oscuras y profundas que esto ocasiona en los protagonistas y nos regala una obra oscura y muy dura. Con muchísima pasión, un amor especial que se niega a morir, sumamente especial y que va poco a poco pues requiere de mucha paciencia pero que, a la vez, nos regala momentos de grandísima química, atracción sexual y sentimientos compartidos, Una razón para soñar es un más que digno broche de oro para la trilogía Breathing, una trilogía que, para mí, se cuenta entre mis favoritas pues viene marcada por la dureza, la pasión y el amor que es el faro que nos guía a todos.

SIMPLEMENTE MÁGICO



2 comentarios:

  1. Hola!
    No he leído los anteriores, pero tampoco me llaman demasiado.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho la entrada de tu blog, me la apunto para futuras lecturas.
    Te dejo también el enlace a mi blog por si quieres visitarme:
    http://milirio.blogspot.com/
    Besos.

    ResponderEliminar