jueves, 13 de agosto de 2015

Reseña La elección final

LA ELECCIÓN FINAL

Título original: Unraveled
Autores:  Gennifer Albin
Editorial: Alfaguara
Páginas: 325
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 9788420419008
Saga: Las Tejedoras de Destinos(3/3)
Precio: 17.95 €

SINOPSIS:
LIBRE, INDEPENDIENTE, PELIGROSA.
INTENTARON CONTROLARLA. Y AHORA ELLA LOS DESTRUIRÁ.

Las cosas están cambiando tras los muros del Conventry y nuevas conspiraciones comienzan a tejerse en sus intrincados pasillos. Cuando Adelice regresa a Arras, pronto comprende que algo despreciable y oscuro ha tomado el control sobre el mundo... y que Cormac Patton la necesita para restablecer el orden. Sin embargo, la paz exige un precio demasiado alto.
Mientras la Corporación sigue manipulando a los ciudadanos de Arras, Adelice descubre que no está sola, y que deberá olvidar el pasado para luchar por la salvación del mundo. Ha llegado el momento de elegir entre una inimaginable alianza y una cruenta guerra que podría destruirla a ella, y también su amor.
 

OPINIÓN PERSONAL:
Tercer y último libro de la increíble trilogía Las tejedoras de destinos y lo cierto es que estaba deseando leerlo pues su primera parte me enamoró por completo, la segunda me gustó aunque un poco menos y, sin duda, estaba deseando repetir, no sólo con la pluma de la autora, sino con este mundo tan fascinante creado por la misma. Tras termina La elección final, puedo decir que, aunque me gustó mucho y es una saga muy buena a la par que conserva ese punto original en lo que al nuevo mundo se refiere, también me decepcionó en cierto que no me pareció, en ningún caso, un digno broche de saga y, por tanto, me decepcinó bastante. Además, nos encontramos ante una saga que va decayendo poco a poco desde el primer libro, una historia arrolladora, hasta este que es poco más que entretenido.

La elección final posee una historia sumamente sencilla y fácil de seguir, debido a que es una tercera parte, a lo largo de todo el libro, en especial, al principio, se nos irán haciendo pequeños recordatorios del pasado y lo que llevó a la situación actual y futura que se vivirá en la obra. Debido a esto, es muy fácil de conectar con ella y, pese a los términos nuevos y propios de la misma, es, también, sumamente fácil de seguir. Si bien es cierto que, para mi, tiene muchos defectos, también es verdad que tiene, como no podía ser menos, partes buenas, entre las cuales destaca uno de sus pilares, nuestra protagonista. Adelice es una joven que, en esta ocasión, se muestra mucho más madura y su evolución a lo largo de la saga ha sido admirable, una joven valiente y decidida que no le tiembla la mano a la hora de actuar y con la cual será muy fácil simpatizar y, por ende, disfrutar de la historia que ella nos irá narrando. Otro de los puntos fuertes de la misma es que nos encontramos, desde el principio, con una historia que, si bien es pausada y sin acción, también nos ofrecerá muchísima intriga, momentos intensos y ciertas revelaciones que nos dejarán completamente sorprendidos, pequeñas aventuras para averiguar lo necesario y, a la vez, según vamos avanzamos en la misma nos iremos encontrando con pequeños golpes de acción lo que hace que el ritmo se intensifique y nuestra atención será aún mayor. Tengo que destacar, una vez más, que con las pequeñas o grandes descripciones de los lugares que conforman Arras nos maravillaremos puesto que es la parte más original de toda la obra, algo que disfrutaremos por encima de otros elementos y que, aunque lo cierto es que se nos hará poco pues necesitaremos conocer más y más acerca de ese mundo, también es verdad que lo que se nos da será increíble.
Ahora bien, con respecto a las partes negativas, la primera que tengo que destacar es que con respecto a las tejedoras de destino este tema se deja demasiado de lado, todo el encanto de la primera parte de la saga en donde conocíamos a estas jóvenes, éramos partícipes de su trabajo u otros elementos de este mundo, en esta ocasión, no nos encontraremos nada parecido, se vuelve una historia mucho más normal y pierde toda la magia de esas personas tan fabulosas que nos encandilaron por completo en la primera parte. Creo que, aunque sigue siendo una historia con toque original, también es verdad que lo que es la esencia y la base de la historia se pierde por completo. Otro elemento es que el final no me parece acertado, nos encontramos con un exceso de drama que, sin duda, será sumamente injusto tras todo lo vivido por la protagonistas creo, sin lugar a dudas, se merecía otro final más especial y lleno de magia. Sinceramente, creo que Las tejedoras de destinos es una saga que podría dar mucho de sí y convertirse en una de las favoritas de los lectores pero, por el hecho de no estar bien llevada e ir decayendo cuanto más avanzamos en ella, hará que sea un final de saga completamente decepcionante.

Como en anteriores partes de la saga, la pluma de la autora se mantiene invariable, es muy sencilla y fresca pero, a la vez, fácil de seguir y llena de encanto. Pese a no terminar de disfrutar este libro, lo cierto es que estoy deseando repetir con una pluma que me ha encantando y me parece sumamente cuidada y delicada.
El ritmo, por otra parte, es muy ágil y constante, desde el primer momento se mantiene así y eso hace que la lectura sea muy rápida y siempre amena, pese a todos los fallos encontrados, el ritmo se mantiene invariable.
La narración, a su vez, está hecha en primera persona desde el punto de vista de Adelice, nuestra protagonista, lo que hace que se pueda conectar más con la obra y, por ende, no sólo comprederla sino disfrutarla en la medida de lo posible.

La edición, en su interior, es muy sencilla pero, a la vez, tiene motivos en forma de aguja que, como la portada, le confieren elegancia y sencillez.

En conclusión, La elección final es una obra muy buena, llena de intriga y misterios en donde la aventura está asegurada a la par que nos encontramos, en especial hacia el final, con muchísima acción. Con una protagonistas que es completamente increíble y la pluma de una autora tan elegante como sencilla, La elección final decae por perder toda la esencia del tema de las tejedoras de destinos y, además, por un final excesivamente dramático que, para mí, sobraba.


MUY BUENO