viernes, 13 de julio de 2018

Reseña Sígueme hasta desaparecer

SÍGUEME HASTA DESAPARECER

Título Original: Place No One Knows
Autor: Brenna Yovanoff
Editorial: Montena
Páginas: 381
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 9788490436851
Saga: -
Precio: 17.95 €

Muchas gracias a MONTENA por el envío del ejemplar.

SINOPSIS:
Muchos no lo saben, pero existen dos versiones de mí misma:
Una siempre va a la última, es un crack en los estudios y arrasa en los deportes.
La otra es un secreto.
Mi yo secreto es el que no duerme nunca.
Waverly Camdenmar se pasa las noches corriendo.
Para combatir su insomnio, corre hasta que ni siquiera puede pensar, y por la mañana vuelve a la misma rutina de cada día: las clases aburridísimas, el charloteo odioso de su mejor amiga... y la pequeña pero molesta sospecha de que hay algo más en la vida que los exámenes.
Marshall Holt no tiene nada que perder. Se pasa las noches bebiendo y fumando. Y aunque corre el riesgo de no graduarse, no le importa. Total, él no es nadie. Ni siquiera está cerca pertenecer al mundo de Waverly.
Sin embargo, una noche, Waverly se duerme y sueña que está en la habitación de Marshall. Cuando sale el sol, nada en su vida vuelve a ser lo mismo.
Ahora tendrá que decidir si vale la pena arriesgarlo todo en el mundo real por un chico que tal vez solo exista en sus sueños.



OPINIÓN PERSONAL:
Brenna Yovanoff es una autora que ya había tenido la oportunidad de leer con anterioridad y lo cierto es que me había enamorado por su pluma elegante y sumamente profesional a la par que oscura y que conectaba muy bien con el lector. Por este motivo, estaba deseando poder leer Sígueme hasta desaparecer y, además, tras leer su sinopsis me parecía una historia sumamente interesante que, a la vez, podría ser muy original. Tras terminarla puedo decir que le he encontrado muchas más partes negativas que positivas, es una historia que me ha decepcionado por completo y en la que muchas veces perdía completamente sentido lo que se nos estaba narrando.

Aunque todas mis reseñas las comienzo con las partes positivas, la verdad es que Sígueme hasta desaparecer es una historia que tiene muchas partes negativas, por no decir todas, por lo que me veo en la obligación de comentar estas primero y dejar, de esta manera, las pocas positivas para el final. Una vez que comenzamos el libro sentimos un estado de confusión importante, si bien es cierto que se nos cuentan cosas de la realidad, cosas del presente y que se entiende fácilmente, en todo lo relacionado a lo que le ocurre a la protagonista, el hecho de no dormir y demás, será algo completamente confuso y así se mantendrá durante todo el libro. También es verdad que, una vez que lo finalizamos, si podremos analizarlo mejor y entender algo más lo que se nos explica pero, durante toda su lectura nos estaremos haciendo preguntas, una tras otras, que no recibirán respuestas y es que es una historia sin sentido ninguno. No empieza bien, continúa mal y, por lo tanto, termina con una final que bueno, esperado, si, pero tampoco hará que la historia continúe y es que creo que la autora ha querido abarcar tanto en este libro que, al final, ha ocasionado una mezcla mala de cosas y ha dado lugar a una historia decepcionante sin sentido. Adentrándome más en esto me refiero a varios temas, por un lado nos encontramos con la realidad de los personajes que, si bien está bastante bien llevada, lo que analizaré más adelante, también es verdad que pasa por alto y muy por encima de tal manera que no profundiza, para nada, en esto, ni en el pasado de los protagonistas, ni en el porque son así ni absolutamente nada y, centrándonos en el presente, más de lo mismo. El tema de lo que ocurre durante las noches a los protagonistas es un auténtico misterio, ¿De que nos habla exactamente? Podremos imaginarnos que es algo en concreto pero como no se nos explica y, una vez más, pasa por encima del tema, nos encontraremos con más preguntas que respuestas y una confusión que nos insta a terminar rápido el libro por ser desordenado, caótico y sumamente aburrido. Aparte de este fallo que es inconcebible, nos encontramos con que la autora no delinea bien los tiempos en los que se suceden los hechos de tal manera que nos encontraremos en un cúmulo de situaciones distintas que no sabremos si son realidad o parte de lo que ocurre en la noche, vamos, que una vez más ha creado una mezcla extraña y a juntado las palabras para dar lugar a un intento malísimo de historia. Continuando con las partes negativas, tengo que nombrar que es una obra fría, claro está que al ser aburrida, no podemos esperar nada más pero si es verdad que lo único que nos hará sentir será decepción y confusión, incluso desesperación, por no lograr entender lo que nos quiere decir y, como colofón final a esta historia nos encontramos con personajes mal creados, mal caracterizados por su manera de hablar y, diciendo más, son personajes incompletos y difusos como la propia historia. Con respecto al personaje masculino, la verdad es que no tengo nada más negativo que decir de él aparte de lo ya mentando pero, con respecto a la protagonista, Waverly, decir que es insoportable, una auténtica hipócrita, un personaje frívolo y desinteresado, egoísta donde las haya de tal manera que la historia, si ya es un desastre, con ella como protagonista será aún peor. Por último, de las partes negativas, tengo que hablar de la historia de amor, osea, una vez más nos encontramos con más preguntas que respuestas, cosas que sucedieron y que ni sabremos cuando, una historia de amor que es tan hipócrita como la propia protagonista a la par que poco creíble y, pese a alguna escena más sexual, lo cierto es que es fría como témpano de hielo.
La única parte positiva que le he encontrado ha sido la parte narrada por Marshall, el protagonista masculino, esa parte es real y cruda como la vida misma, invita a la reflexión y la verdad que las partes que narra él donde no se encuentre Waverly, son partes bastante buenas y que, de alguna manera, hacen la obra un poco menos aburrida pues nos narra problemas reales, están más o menos bien llevados y la verdad es que la personalidad del protagonista, aunque no está bien definida, si será, al menos y a riesgo de repetirme, real.

La pluma de la autora, por otra parte, me ha supuesto una auténtica decepción, la verdad es que el anterior libro que había leído de ella me había dejado admirada por la capacidad de conectar con el lector a la par que su elegancia y su profesionalidad pero, en esta ocasión, nos encontramos con una pluma desordenada, una autora que parece que nunca haya escrito un libro en su vida y, a la vez, una forma de escribir que, si bien se entiende, no deja de ser terrible y muy inmadura, algo que no me esperaba para nada y que ha sido la mayor decepción de este libro pues, como vengo comentando, parece que tenía muchas ideas pero que no ha sabido plasmarlas y ha creado un libro a partir de un batiburrillo de ideas.
El ritmo, por otra parte, es muy irregular, en las partes narradas por Waverly, la protagonista, es lento e insufrible, por el hecho de la forma de ser de la protagonista y, cuando se pone en la piel de Marshall, es un tanto más ágil y, a la par, ameno.
Como acabo de comentar, la narración está hecha en primera persona desde el punto de vista de Waverly y Marshall, respectivamente, los dos protagonistas de la historia de los cuales no comentaré nada más pues creo que ya me he expresado, a lo largo de esta reseña, con suficiente claridad.

La narración, en su interior, es muy sencilla, sin nada a destacar y, con respecto a la portada, tengo que decir que es sencilla, elegante y preciosa pero que no tiene absolutamente nada que ver con la historia e invita a la lectura de una obra que terminará por decepcionar por no ser lo prometido en la reseña.

En conclusión, Sígueme hasta desaparecer es un libro que, para mí, sólo tiene como elemento bueno, las partes narradas por el protagonista masculino, Marshall, partes que invitan a la reflexión y tratan problemas muy duros y reales de la vida, algo que me ha parecido la única parte profunda de la historia. Con una trama sin sentido, sin explicaciones, sin profundidad, pasando por alto tanto los temas más paranormales como los reales a la par que las personalidades de los personajes, la pluma de una autora que es confusa y poco profesional a la par que inmadura y una portada que, para mí, no tiene nada que ver con la historia, Sígueme hasta desaparecer ha sido una historia decepcionante, un caos, tanto por lo mal escrita, como por la trama en sí que viene coronada por un personaje principal frívolo, egoísta e hipócrita.

REGULAR


4 comentarios:

  1. Hola dolor! Fantástica entrada siempre un placer visitarte y un descubrimiento.saludosbuhos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu sinceridad y frescura😊😊😊

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Me suena de verlo por algún blog, pero no me termina de convencer.
    Lo dejo pasar.
    Gracias por la reseña.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  4. Hola! No conocía este libro pero su argumento no me ha llamado en exceso la atención y viendo que no te ha convencido lo dejo pasar. Muchas gracias por tu sincera reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar